¿Qué han hecho los gimnasios para adaptarse a la era post COVID-19?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

La pandemia ha supuesto un mazazo económico al que los gimnasios no han permanecido ajenos. Pero, tras haber soportado meses de cierre, limitaciones de aforo y medidas durísimas, siguen mostrando su mejor cara para todo el que desee cuidar de su cuerpo. A continuación analizamos este último año para mostrar cómo ha afectado la crisis sanitaria a este sector a través de algunas estadísticas. Además, ofrecemos una visión aproximada para comprender cómo han tenido que adaptarse a la era post COVID-19.

Gimnasios y COVID-19

Afortunadamente, el Congreso de los Diputados consideró el deporte como actividad esencial en febrero de este año. Sin embargo, desde marzo de 2020, los gimnasios se han visto abrumados por una nueva realidad que les dejaba atrás.

Como ya te imaginarás, cada uno de los gimnasios de nuestro país ha tenido que reinventarse para ofrecer espacios seguros a sus clientes. El control de aforo es parte del día a día de los gestores de estos centros, así como la continua desinfección de máquinas y aparatos. Sin embargo, hay otras dos medidas que resultan vitales.

Una de ellas es la ventilación, que es casi obligatoria para todos los negocios y espacios públicos. Los gimnasios han ido un paso más allá, puesto que la entrada de aire limpio ya era vital en estos centros antes de la pandemia. En este sentido, han trasladado gran parte de sus actividades al exterior, como es el caso de las clases dirigidas. Donde antes había un jardín, ahora se dan clases de zumba.

La mascarilla, por su parte, ha creado un gran debate. Mientras que en espacios públicos hacer deporte es una de las pocas excepciones a su uso, los gimnasios son espacios cerrados, por lo que la situación cambia. En este sentido, hay comunidades autónomas —como Madrid o Asturias— que obligan a mantenerla, mientras que la propia OMS lo desaconseja.

Cómo ha afectado la pandemia a los gimnasios

A pesar de los esfuerzos del sector por mostrar que el deporte es seguro (y sus instalaciones también), hay dos factores que continúan lastrando la recuperación. Las repasamos.

  • Las duras limitaciones existentes, con sucesivos cierres, modificaciones de aforo y restricciones en general.
  • El miedo de la población a contagiarse, a pesar de que el sector afirma que los brotes en gimnasios no llegan al 1 %.

En la mirada de todos los profesionales del deporte se encuentra la esperada inmunidad de grupo; es decir, alcanzar el 70 % de la población vacunada. Se espera que se logre después del verano, por lo que hay motivos para la esperanza.

Datos y estadísticas: evolución del sector

El 14 de marzo de 2020 el gobierno decretó el confinamiento y, con ello, el cierre total del país. Los gimnasios sufrieron un auténtico batacazo cuyas consecuencias continúan hoy en día. De hecho, se calcula que durante el año pasado los centros deportivos perdieron hasta un 40 % de su volumen de negocio.

Aunque la ansiada vacuna ha supuesto una nueva fase de la pandemia, se estima que los gimnasios seguirán perdiendo un 11 % durante 2021. Sin embargo, las estadísticas de nuevos clientes muestran que no todo son malas noticias, ya que las incorporaciones han sido, con un 90 % de ocupación en algunos meses, muy parecidas a las de 2019… Salvando la caída producida antes del confinamiento.

App de reservas online

Como hemos visto, los datos invitan a contemplar un futuro mejor. Sin duda, la sociedad terminará por recuperar la confianza en los gimnasios. Cuando haya pasado la pandemia, la población se centrará más en su salud, y muchos descubrirán que los centros deportivos son la mejor opción para cuidarse.

Sin embargo, es importante estar listo para cuando llegue el día. Este «periodo de reflexión» puede servir para implementar los cambios que tus clientes esperan. Uno de ellos tiene que ver con la revolución digital, cargada de soluciones tecnológicas. En este sentido, te proponemos contar con una app para citas previas, ya sea para recibir orientación o para utilizar las instalaciones.

Una app de reservas es lo que tu negocio necesita para ahorrar tiempo gestionando las extensas listas de espera. Te puede servir incluso ahora, ya que permitirá organizar el aforo de forma automática, potenciando la seguridad y ofreciendo una imagen puntera.

En definitiva, el esfuerzo que han hecho los gimnasios para adaptarse a la era post COVID-19 está mereciendo la pena. Han conseguido mantener el compromiso con sus clientes y ofrecer espacios seguros. Las cifras son claras: el futuro invita a ser optimistas, pero es importante echar la vista atrás para aprender de todo lo que ha ocurrido.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp